El dios chiquito e invisible

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El dios chiquito e invisible

Mensaje  Juan Etazra el Vie Jul 15, 2011 6:24 am

El progreso se está dando, pero avanza tan lentamente que parecería que está estancado. Avanza tan pesadamente que para el observador impaciente parece que en realidad se ha detenido. Sin embargo, al mirar atrás las marcas en el piso que ha dejado el Zeitgeist nos damos cuenta del gran avance que hemos logrado en el transcurso de unas cuantas generaciones. Es como ver una carrera de tortugas, pero al final alguna tiene que cruzar la línea de meta.



Observemos por ejemplo el principio de la historia del ser humano, el cual, para explicarse el funcionamiento de la naturaleza inventaba dioses gigantes, como el volcán, la montaña o la nube que sopla y lanza relámpagos. Eran dioses simples y finitos, cuya presencia se hacía sentir en cada erupción, en cada trueno, en cada terremoto. Estos dioses cumplían la función de explicar, de manera muy infantil, los fenómenos naturales que en ese entonces eran un misterio.

Esos dioses vivían en lugares inaccesibles, pero muy cercanos, lugares que los humanos podían ver con sus propios ojos, pero que no podían tocar, y este misterio era la guarida de estos seres imaginarios.

Después, al ganar más confianza en sí mismo, el hombre transformó a esos gigantes, que formaban parte de la geografía, en seres humanoides. Seres con rostro, manos y pies; con virtudes y defectos. Estos nuevos dioses, en común con los antiguos, explicaban lo desconocido, los fenómenos físicos, químicos y biológicos que escapaban al conocimiento de la época, pero las cosas que ya se comprendían no necesitaban de ellos para ser dominadas. Y de alguna manera, seguían estando fuera del alcance de los sentidos, vivían en la cumbre del monte Olimpo, en el fondo del mar, podían volverse visibles o invisibles a voluntad, pero al mismo tiempo se podían experimentar en carne propia “los efectos de sus acciones”.



Con esta nueva generación de dioses, los antiguos cayeron en desuso y sus seguidores fueron considerados bárbaros salvajes. Podemos ver el ejemplo de la mitología greco-romana, en la cual Zeus, con el poder de su rayo envió a los Titanes al inframundo, dejando atrás a los colosos de barro para dar paso a los dioses antropomórficos.

La civilización volvió a avanzar, y de pronto, la mayoría de los politeísmos se convirtieron en mitología y dieron lugar a monoteísmos. Las familias numerosas de dioses fueron sustituidas por una sola figura paterna. Son pocos los politeísmos que sobreviven hasta nuestros días y solamente uno de ellos sigue siendo popular. Al avanzar el conocimiento, la necesidad de dioses para explicar la naturaleza se vio disminuida, y todo lo que era ahora inexplicable requería solamente de un dios, pero con la condición de que fuera omnipotente y omnipresente, porque muchas preguntas habían sido ya resueltas y las nuevas eran más profundas y difíciles de contestar. Los pequeños dioses humanoides eran ahora mirados con desdén y de nuevo, al igual que sus antecesores, fueron relegados al ignorante y al salvaje.



Sin embargo, este nuevo dios sigue estando fuera de los nuevos límites del conocimiento, solamente es necesario cuando el hombre tiene miedo, o fracasa en explicar un fenómeno natural. Por ejemplo, Newton, al desarrollar las teorías de la dinámica y la gravitación universal jamás utilizó a dios para explicarlos, no fue sino hasta que intentó explicar fenómenos fuera del alcance del conocimiento de su época que apeló a la deidad cristiana, no fue sino hasta que su intelecto ya no pudo más que dijo “Dios lo hizo así”.

Así, desde el principio, el hombre creó a Dios para explicar lo inexplicable, y ha pasado de ser un gigante casi tangible a ser una inteligencia que vive fuera de los límites del universo y del tiempo. Ha pasado de ser algo que hace retumbar la tierra expresando su ira, a ser algo que “parece que nos quiere transmitir un mensaje, pero nadie está seguro”. Ha pasado de ser un enorme volcán que escupe fuego ante la vista de todos, a convertirse en un ser que vive en los espacios vacíos de las moléculas o escondido más allá de la galaxia más lejana.

Ese es el avance que hemos tenido hasta ahora, amigos escépticos, el dios gigante e intimidante es ahora un ser pequeñito e invisible, y cada vez que la ciencia explica un nuevo misterio de la naturaleza, ese dios se sigue encogiendo, haciéndose más invisible y alejándose cada vez más de la realidad.


avatar
Juan Etazra
Admin

Mensajes : 201
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Edad : 39

Ver perfil de usuario http://piensalibre.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El dios chiquito e invisible

Mensaje  Atepere el Vie Jul 15, 2011 9:02 am

La historia de dios explicada de manera simple y amena... Mi enhorabuena Juan!!

En unos dias, y si me acuerdo, llevare este texto a ASF... Por el momento, quien quiera leerlo que visite tu foro.... ¡¡Que bien vale la pena!!

Mi saludo.

Atepere.
avatar
Atepere

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario http://atsf.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El dios chiquito e invisible

Mensaje  Juan Etazra el Sáb Jul 16, 2011 4:20 am

Muchas gracias! Espero que les guste, ahora si podemos decir que este es un texto "inspirado por dios" jajaja
avatar
Juan Etazra
Admin

Mensajes : 201
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Edad : 39

Ver perfil de usuario http://piensalibre.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El dios chiquito e invisible

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.